Por: María Elena Brito Rivera


Por cientos de años los avances tecnológicos han desencadenado toda una oleada de revoluciones textiles que han propiciado la aceleración de producción, la reducción de costos de fabricación y la optimización de los recursos humanos.

La clave de todo está en los tejidos inteligentes aquellos que incorporan fibras flexibles con materiales como el níquel, el cobre o la plata para adaptarse a tu cuerpo. Existen telas bioactivas que protegen a la piel del sol y los textiles fotovoltaicos, que aprovechan la energía que aporta el astro por ejemplo para recargar la batería del móvil, tejidos que repelen el agua y hay interesantes aplicaciones como ropa que cambia de forma o de color.

Los textiles inteligentes son tejidos que tienen componentes electrónicos incorporados. Estos pueden incluir dispositivos como conductores, circuitos integrados, diodos emisores de luz, baterías y hasta pequeñas computadoras.

Por medio de las nanopartículas, los tejidos pueden cambiar su composición, de tal modo, que ahora puedan ser más resistentes, tener un efecto impermeable, incluso ser anti manchas o arrugas, inmunes al fuego y hasta acumular energía.

Existen algunas prendas como chaquetas que son equipadas con sensores y un pequeño dispositivo, conectado a la manga que permite manejar un Smartphone. Medias que siguen y monitorean las carreras en detalle, ofreciendo información sobre ritmo, distancia y tiempo, así como también sobre el estilo de carrera. Sujetadores deportivos que registra las distancias recorridas, las frecuencias respiratorias y la frecuencia cardíaca, e incluso dice cuándo se está lo suficientemente recuperado para regresar al gimnasio. Pijamas inteligentes que sigue los movimientos de la persona que la lleva puesta, trajes de baño que están  equipados con un sensor removible de estilo medallón impermeable que tiene como objetivo evitar que te quedes demasiado tiempo al sol. Este tipo de trajes son muy benéficos ya que se pueden evitar quemaduras e incluso nos pueden protegen de los rayos UV. Para los bebes, se utiliza la misma tecnología de pulso utilizada en hospitales para controlar la frecuencia cardíaca del pequeño, asegurándose de que no se interrumpa su sueño y su respiración.

También hay aplicaciones utilizadas en el calzado para las personas con artritis o pie diabético. La introducción de estas nuevas telas en la industria de los zapatos se puede ver en los forros interiores y exteriores.

La tecnología como la conocemos ha sido de gran ayuda para el ser humano. Nos ha permitido darle una nueva visión a la industria textil y con ello mejorar y facilitar la vida de las personas.

Cada minuto es la oportunidad de descubrir y crear algo.


Fuentes:

https://www.mapfre.es/seguros/empresas/negocio/seguros-para-industrias/articulos/avances-industria-textil.jsp

https://nmas1.org/news/2018/08/15/ropa-inteligente-tecnologia